La Lengua en Pedazos




 La Lengua Hecha Pedazos, 2013 02 19 Nunca Es Tarde RNE:

 

Esta obra de teatro está basada en el Libro de la Vida de la Santa y ha sido dirigida por Juan Mayorga e intrerpretada por Clara Sanchis y Pedro Miguel Martínez. La lectura de «El libro de la vida», de Santa Teresa, fue la inspiración para este texto, «La lengua en pedazos» de Juan Mayorga con el que el autor debuta en la dirección.

«Me encontré con una palabra imaginativa, honda y tensa, siempre sabrosa, y quise darle cuerpo», asegura Mayorga. «Al mismo tiempo, Teresa de Jesús me parece un personaje salvaje, enormemente fuerte y al mismo tiempo frágil; una mujer inteligente, lo que significaba estar bajo sospecha, con un linaje también sospechoso -era nieta de converso- y respetuosa pero heterodoxa».

Mayorga crea una conversación, que no existió, entre Teresa de Jesús y un inquisidor, que pretende que cierre el convento de San José. Los dos personajes, encarnados por Clara Sanchis y Pedro Miguel Martínez, visten ropas actuales, y en el escenario la solitaria mesa, con algo de menaje y algunos alimentos, ofrece un espacio intemporal. «El montaje, deliberadamente, es no historicista; ni por vestuario, ni por escenografía, ni por la actitud de los personajes». Hemos querido hacer una experiencia poética y explorar acerca del misterio de Teresa de Jesús».

Entrevista A Juan Mayorga, Entredós Y El Ojo Crítico


Curiosidades:

Autor y actores coinciden en señalar que han comprobado que Santa Teresa es un personaje que despierta curiosidad en la gente (el montaje se estrenó hace aproximadamente un año en Avilés, y luego se ha presentado en diversas ciudades). «Tiene sus seguidores, creyentes o no -dice Clara Sanchis-. Es una gran escritora, un referente para las mujeres; ella rinde obediencia, pero es capaz de saber que algo pasa, como una mariposa cargada de cadenas. Y Teresa pelea por encontrar su lugar en el mundo». Pedro Miguel Martínez apunta que en la obra «se habla de desobediencia, de insumisión, de pobreza. La gente siente curiosidad por Teresa, y se encuentra con un personaje que es un incendio viviente». «Es rebelde y desobediente, y por eso es actual, pero esta obra no es una celebración de Teresa -interviene Mayorga-. Su mayor acto de rebeldía fue construir su propia lengua, a la que el inquisidor quiere poner límites. El inquisidor es, en cierto modo, el representante de los espectadores. Porque lo interesante no es lo que nosotros tenemos que decir de Teresa, sino lo que Teresa tiene que decirnos a nosotros».



Y es que, como dice Pedro Miguel Martínez, «la obra habla de valores sólidos en unos tiempos en que hay tanto líquido. Habla sobre todo de amor; ella está poseída por el amor, que no es un amor de culebrón ni de comedia romántica americana».

Juan Mayorga espera en el futuro repetir experiencia como director, «siempre que pueda contar con actores entregados y cómplices como estos. «Ha sido una experiencia extraordinaria, como escribir en el espacio y el tiempo. Dirigir fue una consecuencia natural del proceso de trabajo con los actores». Y es que la obra, relata el dramaturgo, nació con esa intencióm: «Yo quería encerrarme con los actores a trabajar el texto y, si fuera el caso, mostrárselo a amigos y familiares. Pero fue tomando cuerpo y gracias al apoyo de Susana Rubio, de Entrecajas, ha salido adelante»

 



Comentarios

Entradas populares de este blog

San Patricio, el trébol y la buena suerte

¿Adónde te escondiste…? Fr. Miguel Márquez (Cántico Espiritual 01)

THÈRÈSE, la película sobre Santa Teresita

Déjate amar (Sor Isabel de la Trinidad)