Experiencia y pensamiento de Teresa de Jesus en Moradas 5 y Fundaciones 5, por Maximiliano Herráiz





Moradas 5 y Fundaciones 5 son los dos textos donde Santa Teresa se muestra más como "madre" de espirituales que como "maestra" de oración.

Con ello quiere Maximiliano Herráiz quiere aproximar a Santa Teresa más como "madre" de espirituales que a la "maestra" de oración.

La experiencia es la fuente del pensamiento y de la doctrina de Santa Teresa de Jesús. Así transmitía el carisma a sus hermanas, igualmente desde su experiencia hay que leerla.

Entre estos dos textos hay una sintonía grande, escritos en fechas muy cercanas cronológicamente.
Teresa cuando escribe estos dos capítulos se encuentra en una plenitud de vida, de experiencia y de comunicadora no de Dios, sino de la experiencia de Dios.

Los místicos no hablan de Dios, sino de su experiencia de Dios, y aún así la experiencia es inefable.
En pleno conocimiento de esas verdades, que ella dice se aprenden en la oración, se pregunta:

·         ¿Quién Dios? (Cap. 22 de Camino)

·         ¿Quién soy yo? (el que ora o el que dialoga con Dios)

·         y,  ¿cómo haré para conformar mi condición con la suya?

Cuando escribe estos dos textos, tiene un convencimiento muy profundo:
·         Se da cuenta, que Dios no se comunica sólo en la intimidad de la oración, en el tú a tú, en la soledad sonora de uno y otro, pero, en la que..., los otros no están....

Entramos en una esfera de la profundidad de Dios y de Teresa en la que se produce el encuentro, sino que también se produce en la densidad de la historia, en el día a día, de esos días agitados en los que vivió sus 20 últimos años, con situaciones muy variadas que tuvo que llevar a pie enjuto, sin caerse desmayada, porque muchos encuentros la pusieron realmente al borde.

·         En plena acción fundadora Teresa descubre que Dios, el Espíritu de Dios, está activamente presente en la evolución del mundo, como en los Hechos de los apóstoles así en las fundaciones dice que estas casas no las han fundado las criaturas, sino que lo ha ordenado el Señor F27,11.

Es pues experiencia de Dios en la historia, y da más valor educativo al relato de la presencia de Dios en la historia, que es constatable, a través de las fundaciones, que a sus relatos de su interioridad y de oración.
Teresa en estos dos capítulos se nos manifiesta más abierta y profunda, más cristiana y más mística realista, más como madre de espirituales que maestra de oración, que también lo es, grande e insustituible.
Ella ha experimentado a Dios en el espesor de la vida concreta de cada día, tanto o más que en la intimidad de la oración, del tú a tú con Dios, o dicho de otro modo, positivamente, ella cuando habla de oración, amistad, abre la oración, la relación amistosa con Dios, a la vida: no la reduce al acto concreto de la oración sin que quede nada de lo que hacemos o vivimos, gozamos o sufrimos fuera de esa relación amistosa, teologal siempre, por lo tanto alimentadora de la vida de comunión con Dios.
Captar la presencia de Dios en el aquí y  ahora, de la vida social de la iglesia, de la historia de la humanidad, tiene  para el cristiano un auténtico mensaje educativo para saber leer la realidad y afrontarla desde los presupuestos de la fe.


Video mistica.com pinchando en la foto




Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Adónde te escondiste…? Fr. Miguel Márquez (Cántico Espiritual 01)

San Patricio, el trébol y la buena suerte

THÈRÈSE, la película sobre Santa Teresita

Déjate amar (Sor Isabel de la Trinidad)