Casa de Santa Teresa en Salamanca




La presencia de la santa en Salamanca se concentra entre 1570 y 1575, cuando se encontraba en la ciudad con el objetivo de fundar el Convento de las Carmelitas Descalzas. En esta casa sólida, sencilla y austera, de rasgos nobiliarios castellanos, en cuya fachada destacan los escudos de la familia Ovalle, se alojó Santa Teresa. De hecho, se dice que fue aquí donde la santa experimentó un éxtasis en 1571.

En el interior hay un fresco y tranquilo patio ajardinado con un pozo, una capilla, un taller de costura donde las monjas enseñaban el oficio de costurera o cordera a las jóvenes, la celda donde descansó la santa… Se ha mantenido gran parte del mobiliario original y se pueden ver poemas, pinturas, documentos de las propias monjas, Casa de Santa Teresa de Jesús

Santa Teresa de Jesús entra en Salamanca el 31 de Octubre de 1570. Viene para hacer su séptima FUNDACIÓN. Se acomoda en una casa que les ha buscado un familiar, Juan de Ovalle, casado con su hermana pequeña, Juana. Aquí pasan la "noche de ánimas" - noche de "los miedos"-. con todas las campanas de Salamanca "doblando a muerto". Aquí se enfrentó a sus miedos ("me parecía recia cosa y ... comencé a haber miedo") y aquí, en la escalera, su capilla, su celda, su pobreza, su patio, se inspiró para escribir el "Vivo sin vivir en mí".



Aquí también, viven durante tres o cuatro años sus carmelitas.
Esta pequeña casa, próxima a la iglesia románica de S. Juan de Barbalos, tiene una sencilla puerta de grandes dovelas. Tres vanos adintelados, que a lo largo del tiempo han sufrido algunas modificaciones, se abren al exterior. Sin embargo, los dos escudos sobre el portón se mantienen intactos y acordes con esta construcción del s. XV- XVI.

"El Patio conserva su estructura de columnas con galería de madera, como muchos desaparecidos de Salamanca, existiendo una lápida que informa de la fundación del convento y que el 15 de abril de 1571 tuvo la santa un éxtasis doloroso que le inspiró su famoso "Vivo sin vivir en mí". "De heráldica salmantina": J. Álvarez Villar)

Hoy en día y desde el año 1881 en Casa de las Siervas de San José, Congregación fundada por la M. Bonifacia Rodríguez Castro, la primera Santa salmantina recientemente beatificada por el Papa Juan Pablo II. Esta recia salmantina del siglo XIX, supo al igual que Santa Teresa rezar y luchar con todas sus fuerzas, para que las mujeres se incorporaran a la vida laboral. Así lo cuentan las Crónicas de la Congregación: "Santa Teresa nos recibe en su casa para que el espíritu de la Congregación se forme en el molde teresiano".

En esta Casa también vivió la Madre Bonifacia Rodríguez de Castro, fundadora junto con el jesuita Francisco Butinyà de las Siervas de San José. Desde el año 1881 y hasta ahora, religiosas de la congregación viven en esta Casa.

Nuestro agradecimiento especial a Josefina Prieto, SSJ, por su servicio, generosidad, y por mostrarnos con tanta animosidad la Casa de Santa Teresa.



Comentarios

Entradas populares de este blog

San Patricio, el trébol y la buena suerte

¿Adónde te escondiste…? Fr. Miguel Márquez (Cántico Espiritual 01)

¿Queremos una ley nueva?: Necesitamos un corazón nuevo

THÈRÈSE, la película sobre Santa Teresita

Déjate amar (Sor Isabel de la Trinidad)