Delicias en el Carmelo de Loeches

En el camino de Medina del Campo a Alba de Tormes (septiembre 1582), la Madre Teresa hizo el viaje en muy malas condiciones, y hasta sintió hambre.

Sólo unos higos pudieron ofrecerle para satisfacer su necesidad. La sorpresa ahora es encontrarse con un producto que quiere hacer honor a Santa Teresa y a ese fruto tan humilde, elaborado además con el cariño de un convento femenino. 

 

En el último viaje de su vida Santa Teresa de Jesús, llena de dolores y flaqueza, no tuvo más que unos higos para aliviar su necesidad. ¡Le supieron a gloria!

Sus hijas, las carmelitas de Loeches, preparan en su recuerdo estos deliciosos higos en almíbar. 

"No tengas pena por mí, hija, que muy buenos son estos higos", contestó santa Teresa a su enfermera, la beata Ana de san Bartolomé.

 

 

Productos Artesanos Del Carmelo de Loeches by abunadi

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Adónde te escondiste…? Fr. Miguel Márquez (Cántico Espiritual 01)

San Patricio, el trébol y la buena suerte

THÈRÈSE, la película sobre Santa Teresita