Delicias en el Carmelo de Loeches

En el camino de Medina del Campo a Alba de Tormes (septiembre 1582), la Madre Teresa hizo el viaje en muy malas condiciones, y hasta sintió hambre.

Sólo unos higos pudieron ofrecerle para satisfacer su necesidad. La sorpresa ahora es encontrarse con un producto que quiere hacer honor a Santa Teresa y a ese fruto tan humilde, elaborado además con el cariño de un convento femenino. 

 

En el último viaje de su vida Santa Teresa de Jesús, llena de dolores y flaqueza, no tuvo más que unos higos para aliviar su necesidad. ¡Le supieron a gloria!

Sus hijas, las carmelitas de Loeches, preparan en su recuerdo estos deliciosos higos en almíbar. 

"No tengas pena por mí, hija, que muy buenos son estos higos", contestó santa Teresa a su enfermera, la beata Ana de san Bartolomé.

 

 

Productos Artesanos Del Carmelo de Loeches by abunadi

Comentarios

Entradas populares de este blog

San Patricio, el trébol y la buena suerte

¿Adónde te escondiste…? Fr. Miguel Márquez (Cántico Espiritual 01)

¿Queremos una ley nueva?: Necesitamos un corazón nuevo

THÈRÈSE, la película sobre Santa Teresita

Déjate amar (Sor Isabel de la Trinidad)