¿Sabes porqué estás luchando?

A veces se nos escapa porqué estamos luchando, qué nos motiva para levantarnos cada día, para seguir adelante en esta guerra sin fuego, en esta pelea sin que parezca haya un contrario.



Teresa nos dice:

"No haya ningún cobarde, aventuremos la vida, pues no hay quien mejor la guarde que el que la da por perdida. Pues Jesús es nuestra guía, y el premio de aquesta guerra ya no durmáis, no durmáis, porque no hay paz en la tierra." SANTA TERESA POEMAS 29, 4
 
Aventurar la vida y no dormirnos en los logros pasados, pues no hay paz en la tierra. 

¿En qué paramos mientras? ¿dónde está el verdadero Amor? 

El Señor ha comenzado una guerra de amor, y os conjura: ¡Hijas de Jerusalén, tenéis una batalla de amor, salid por las plazas y los barrios, mirad si vuestra fortaleza os pertenece o es de otro, dejaros conquistar y quedar vencidas  por vuestro valedor! 

"Esposo mío, ¿cómo no para en cosa criada hasta llegar a su Criador? ¡Oh mi Dios!, ¿por qué yo a mi Amado? Vos, mi verdadero Amador, comenzáis esta guerra de amor, que no parece otra cosa un desasosiego y desamparo de todas las potencias y sentidos, que salen por las plazas y por los barrios conjurando a las hijas de Jerusalén que le digan de su Dios. Pues, Señor comenzada esta batalla, ¿a quién han de ir a combatir, sino a quien se ha hecho señor de esta fortaleza adonde moraban, que es lo más superior del alma y echádolas fuera a ellas para que tornen a conquistar a su conquistador? Y ya, cansadas de haberse visto sin El, presto se dan por vencidas y se emplean perdiendo todas sus fuerzas y pelean mejor; y, en dándose por vencidas, vencen a su vencedor." SANTA TERESA EXCLAMCIONES 16, 3
 
Cansados y cansadas estamos sin verle a El, y nos damos por vencidos para poner todas nuestras fuerzas en El, nuestro vencedor. 

Tú has vencido en la Cruz, y todos los males destierras para enseñarnos el camino para el cielo: 

"En la cruz está «el Señor de cielo y tierra», y el gozar de mucha paz, aunque haya guerra. Todos los males destierra en este suelo, y ella sola es el camino para el cielo." SANTA TERESA POEMAS 19, 2
 
Gracias mi Rey, porque así te hallo en Palacio, en el puesto que te corresponde, y aunque haya ruidos y fieras ponzoñosas, nadie entra donde tú y yo tenemos nuestra morada: 

"Está el Rey en su palacio, y hay muchas guerras en su reino y muchas cosas penosas, mas no por eso deja de estarse en su puesto; así acá, aunque en estotras moradas anden muchas baraúndas y fieras ponzoñosas y se oye el ruido, nadie entra en aquélla que la haga quitar de allí; ni las cosas que oye, aunque le dan alguna pena, no es de manera que la alboroten y quiten la paz, porque las pasiones están ya vencidas, de suerte que han miedo de entrar allí, porque salen más rendidas.  Duélenos todo el cuerpo; mas si la cabeza está sana, no porque duele el cuerpo, dolerá la cabeza." SANTA TERESA 7 Moradas 3, 13








Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Adónde te escondiste…? Fr. Miguel Márquez (Cántico Espiritual 01)

San Patricio, el trébol y la buena suerte

THÈRÈSE, la película sobre Santa Teresita