Ceniza, la vida se prepara para brotar


“Yo sé que mi Redentor vive y aún del polvo me levantará" Job 19:25, 26



El laboratorio de  Thomas Edison fue virtualmente destruido por un incendio en Diciembre de 1941.

Aunque el daño excedió a dos millones de dólares, los edificios estaban asegurados  por 238.000 porque eran catalogados como edificación a prueba de fuego.

Mucho del trabajo de toda una vida de Edison fue consumido por las espectaculares llamas esa noche de Diciembre. 

En medio del fragor del incendio, el Hijo de Edison de 24 años buscó frenéticamente a su padre en medio del humo y finalmente lo encontró, mirando serenamente la escena mientras su pelo blanco era soplado por el viento.

Cuando Edison vio a su hijo le gritó. Charles ¿dónde está tu madre?  Encuéntrala y tráela porque quizá en toda su vida no volverá a ver un incendio tan grande como este.

Al día siguiente, Edison miró las ruinas y dijo: “ Hay un gran valor en el desastre. Todas nuestras equivocaciones se queman. Agradezcamos a Dios que podemos volver a comenzar”.

Tres semanas después del incendió, Edison  sacó a la luz el primer fonógrafo.

resurgir de las cenizas






Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Adónde te escondiste…? Fr. Miguel Márquez (Cántico Espiritual 01)

San Patricio, el trébol y la buena suerte

THÈRÈSE, la película sobre Santa Teresita