El Mercado sólo no basta

Santa Teresa decía sólo Dios basta, y parece oportuno decir hoy en día que el Mercado sólo no basta. Así se titula la charla que hoy tratamos:

El Mercado sólo no basta

Hoy se habla mucho del espíritu emprendedor y de la necesidad de personas emprendedoras.

En este sentido podemos hablar de Santa Teresa como una mujer moderna con unos valores que no han perdido actualidad en 500 años.

Ya en una época en la que la iniciativa de la mujer estaba muy limitada, Teresa mostraba y ejercía los atributos de las personas emprendedoras: audacia, perseverancia, creatividad, innovación y no se dejaba asustar por los obstáculos ni por la dominancia de los hombres y circunstancias de su tiempo.

Su fe y su profunda oración le daban las fuerzas necesarias para mantener estas actitudes.

La mentalidad de empresaria de la Santa, fémina inquieta y andariega, como la llamara el Nuncio Sega, hace que sus pensamientos sean aplicables a toda organización empresarial y, muy especialmente, a la actitud humana.

La Santa relata valiosos aspectos en la constitución de cada monasterio. Se enfrenta a quien fuere menester: ayuntamientos, nobleza, …, a la misma sociedad, para sacar adelante el proyecto que Dios le ha encomendado.

¿Qué haría Santa Teresa en estos tiempos de crisis? ¿Cómo se las apañaría en el Sistema de Mercado actual?

Teresa no se dejó llevar por honra ni por dineros, pero a su vez supo tener la inteligencia y el espíritu suficiente para dar impulso, apoyo y sustento a casas fundadas por ella que se fueron extendiendo y extendiendo por toda la geografía española y tras su muerte por todo el mundo.

¿No ha estado el mercado actual fijándose demasiado en el dinero fácil, en beneficios a corto plazo, en salvar la honra de los grandes grupos económicos, dejando a un lado el sustento y dignidad de la mayoría de los ciudadanos?

Aunque directamente no es un tema teresiano, oración y vida están ligados y no podemos desentendernos de la actual crisis sin buscar, al modo de Santa Teresa la creatividad, el impulso, la innovación, y el espíritu emprendedor para iluminar la actual situación.

Por eso hoy nos acompaña una mujer emprendedora que nos puede dar algunas pistas de cómo movernos con la economía y a la vez mirar por los intereses comunes de la sociedad, de cómo generar una empresa y a la vez ayudar al bien común, algo que en nuestros tiempos muchos ven incompatibles.

Nos habla, con energía, viviéndolo profundamente (porque habla desde una larga experiencia) Consuelo Gámez Amián (Catedrática de economía de la universidad de Málaga, madre, empresaria, promotora de proyectos,…)

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Adónde te escondiste…? Fr. Miguel Márquez (Cántico Espiritual 01)

San Patricio, el trébol y la buena suerte

THÈRÈSE, la película sobre Santa Teresita

Déjate amar (Sor Isabel de la Trinidad)