Moisés y la conciencia del otro, por Fr. Miguel Márquez

Acogemos lo que somos.

Así soy, y así quieres que acoja mi vida.

Tuaregs in a water well.

Recuperamos a Moisés, que nos lleva a un pozo, al que encontró en el desierto.

Los pozos traen agua fresca, y cada persona es un pozo de agua.

Esto significa tomar conciencia del otro, de las personas con quienes estamos, para amarlas en su terreno, y comprender antes que ser entendido.

Acoger, por encima de las diferencias, porque quiero amarte, aunque seas distinto de mi.

Ir al otro es agradecer, comprender, perdonar, y soltar.

Necesitamos ser liberados: salir de Egipto, atravesar un mar, poner el pie en la tierra prometida, entrar en la dinámica de la historia de la salvación.

En esta etapa, con Moisés, miramos al otro, porque él se hizo consciente de sus hermanos, y encontró un pozo en el desierto que le cambió la vida.

    • Se acercó, fue y vió a sus hermanos. Hechos 7, 23
    • Defendió al oprimido (se implica) Hechos 7, 24
    • Huyó y vivió como un forastero. Hechos 7, 29
    • Moisés va a encontrar un pozo en el desierto de su vida. Ex 2, 15

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Adónde te escondiste…? Fr. Miguel Márquez (Cántico Espiritual 01)

San Patricio, el trébol y la buena suerte

THÈRÈSE, la película sobre Santa Teresita