El cayado de Pedro y el bastón de Teresa

Teresa se apoyaba en su bastón, y ella, por medio de su bastón, “se ha paseado por la Ciudad Eterna”, por los orígenes de la Iglesia que tanto amaba.

la foto 3

Francisco ha acogido esta visita como de dos viejos amigos, dos peregrinos de Dios que se apoyan en el cayado de la fe al encuentro de Jesús, el Amado.

No se si lo soñó, no lo se, si Teresa alguna vez se lo  hubiera propuesto, ver al Papa en aquellos tiempos, pero lo cierto es que su obra ha viajado por todo el mundo, ha traspasado el tiempo, ha penetrado los corazones, y sigue viva actualmente como para llegar a cualquier lugar, infatigable animadora del espíritu.

Todo un Camino de Luz, para iluminar todos los pueblos, para enseñarnos a orar, a mirar como ella se dejó mirar por el Amado.

Lo cierto que con este gesto su Centenario ya lleva al Papa y nos trae al Papa con un beso para todos, así lo viviremos, pronto es su cumpleaños…

 

 

la foto 1

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Adónde te escondiste…? Fr. Miguel Márquez (Cántico Espiritual 01)

San Patricio, el trébol y la buena suerte

THÈRÈSE, la película sobre Santa Teresita